Digital clock

sábado, 17 de noviembre de 2012

La Habana, mi Habana (+Fotos)

La Villa de San Cristóbal de la Habana, fundada originalmente en la costa sur de la región occidental en 1514, fue trasladada hacia la ribera occidental de la bahía habanera definitivamente en 1519.

Desde los inicios de la conquista y colonización, en torno a la villa existen comunidades que, desde tan temprana fecha apuntaban hacia la vasta diversidad cultural que hoy distingue nuestra ciudad.

La habana colonial fue extendiéndose a extramuros, en un desarrollo territorial urbanístico que logro su máximo esplendor en el siglo XIX, cimientos que fomentan la cultura habanera.

Importantes instituciones docentes y culturales surgieron en los siglos XVIII y XIX:

El seminario de San Carlos y San Ambrosio

La fundación de la Real y Pontifica Universidad de San Jerónimo de la Habana

La inauguración del primer edificio teatral de la época colonial, el Coliseo de la Habana

La creación del Papel Periódico de la Habana

La creación de la Sociedad Económica Amigos del país, la Filarmónica y la Academia de Historia


En 1818, la primera Academia de Artes Plásticas es otro aporte de la cultura habanera

El nacimiento y auge de diversos géneros musicales y danzarías, entre los que citamos: habaneras, rumbas, claves de coros, entre otros.

Surgimiento del Teatro Vernáculo

La introducción del Cinematógrafo en 1897

Ya en 1833 hay referencia del Carnaval habanero

Un impetuoso impulso de la pintura, el teatro, la música y la literatura, fruto del mestizaje cultural y de la cristalización de la nacionalidad se perfila hacia el siglo XIX, como reflejo artístico de los procesos de radicalización política de pensamiento cubano en cada proceso histórico.

Desde entonces, la habana adquiere el carácter de ciudad cosmopolita, debido al constante intercambio económico y cultural y a la presencia de relevantes figuras de la intelectualidad cubana en su seno, hecho que la convierte en el centro cultural más importante del país.

Bajo el signo de la absoluta dependencia económica política de los estados unidos y el servilismo de cada gobierno de turno, la lucha en el terreno ideológico cultural de la nación se centro en dos antípodas: la cultura nacional y la cultura neocolonizante, periodismo, ensayística, narrativa, poesía, artes escénicas, música, artes plásticas y danza dieron a nuestra ciudad ejemplos de pujanza como reafirmación y escudo de nuestra identidad, Miguel del Carrión, Carlos Loveira, José A. Ramos, Jorge Anckerman, Ernesto Lecuona, Eduardo Sánchez de Fuentes, Rubén Martínez Villena, Juan Marinello, Pablo de la Torriente Brau, Carlos Montenegro, Alonso Hernández Catá, Eduardo Abela, Carlos Rafael Rodríguez, Mariano Rodríguez, Cintio Vitier, Fina García Marruz, Eliseo Diego, Roberto Fernández Retamar, Nicolás Guillen, Alejo Carpentier, Víctor Manuel, Carlos Enríquez, Marcelo Pogolotti, Gonzalo Roig, Alicia y Fernando Alonso, José Lezama Lima, Mirtha Aguirre y Graciela Pogolotti.

Cabe señalar el interrumpido proceso revolucionario que maduro con el movimiento 26 de julio. Las fuerzas populares alcanzan el poder el 1 de enero de 1959, lo que significo el glorioso inicio de las más profundas, radicales y definitivas transformaciones de la vida del país en todos los órdenes. Aquel hito transcendental era también el acontecimiento más descollante de nuestra historia y el promotor del despliegue indetenible del desarrollo de la cultura cubana.

La fundación de la Escuela Nacional de Arte, primero en el capitalino Cubanacán y luego en todas las provincias del país; el Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos, el Ballet Nacional de Cuba, el Conjunto Folklórico Nacional, la Casa de las Américas, la Orquesta Sinfónica Nacional y de las provincias del interior, la creación del Consejo Nacional de Cultura (hoy Ministerio de Cultura). En 1963 la fundación del Pabellón Cuba en el corazón del Vedado y de las urbanizaciones de la ciudad Camilo Cienfuegos y Alamar al este de la Habana; la creación de la heladería Coppelia en 1966, en el 1970 la apertura del Parque Lenin, también la creación de Expocuba, el Jardín Botánico Nacional y el Zoológico Nacional.

En la década del 80 la expansión de la red de instituciones recibe un nuevo impulso con la institución de centros culturales en la comunidad y la instauración de centros de carácter científico tales como: el Centro Nacional de Conservación, Restauración y Museología (CENCREM), el Centro de Investigaciones de la Cultura “Juan Marinello”, el Centro de Estudios Martianos y otras entidades. Las edificaciones del Polo Científico, el Palacio de las Convenciones, las sedes de identidades inversionistas y los nuevos hoteles que desde la década del 80 enriquecen este perfil.

Ciudad de La Habana, Capital de la República, reúne en su territorio el mayor volumen de recursos laborales y culturales de la nación, posee una extensión territorial de 727,4 Km. Cuadrado y una población de dos millones y medio de habitantes, lo que representa el 28% de la población urbana de la nación. La supremacía del sexo femenino, el alto por ciento de jóvenes y la longevidad de vida de la población constituye un rasgo significativo.

Los 15 municipios que enriquecen el estrado capitalino, dan a la ciudad el perfil de gran urbe, aunque cada uno de ellos conjugan la relativa semejanza entre sí como os rasgos distintivos que hacen de la misma el mosaico cultural que siempre la ha caracterizado.
 Fotos.



No hay comentarios: