Digital clock

miércoles, 20 de junio de 2012

Intervención del delegado de Cuba en Ginebra

Intervención del delegado de Cuba, Juan Antonio Quintanilla Román, en diálogo interactivo con los relatores especiales sobre libertad de opinión y expresión, y ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias. Ginebra, 20 de junio de 2012
Señora Presidenta:
Tomamos nota de ambos informes, centrados en la protección de periodistas y la libertad de los medios de comunicación. Agradecemos a los relatores su disposición de dialogar con el Consejo.
Con relación a la Relatoría Especial sobre Ejecuciones Extrajudiciales, Cuba quisiera conocer si está prevista la realización  con carácter urgente de un estudio profundo y abarcador del impacto en el disfrute de los derechos humanos del uso de drones y otras formas y medios de asesinatos selectivos, ejecutados en cumplimiento de las decisiones ejecutivas de algunos Estados occidentales.

Señora Presidenta:
Cuba comparte la importancia de la profesión del periodista. En Cuba contamos con miles de profesionales del periodismo que informan al pueblo cada día, con apego a los principios de objetividad, imparcialidad y apego a la verdad.

Los temas abordados por ambos relatores resultan muy complejos. Creemos que los informes presentados tienen un enfoque muy limitado. No se puede pretender arribar a conclusiones y formular recomendaciones sobre la base de estudios parciales, más aún cuando se trata de un tema tan importante. Muchas de las cuestiones incluidas en los informes requieren más estudio y consideración.
Por ejemplo, no existe una definición internacionalmente aceptada sobre qué se entiende por periodista. Al respecto, no coincidimos con los relatores cuando afirman que ese concepto abarca a los “ciudadanos periodistas”, “blogueros” y otras personas de forma individual o independiente.

En muchos casos dichos blogueros y ciudadanos periodistas operan como agentes y grupos que actúan bajo instrucciones y con el financiamiento de potencias extranjeras, con el objetivo de destruir el orden constitucional establecido por determinado país y producir un cambio de régimen. Esas personas son fuente de informaciones falsas que intentan tergiversar la realidad y desestabilizar países para propiciar la agresión extranjera.
Cuba es víctima de la utilización de internet con fines subversivos. El Gobierno de Estados Unidos financia a un grupo de ciber-mercenarios, que cumplen tareas dirigidas a negar al pueblo cubano el derecho de libre determinación que hoy disfruta. La tergiversación, el engaño y la mentira son los recursos manidos en estas operaciones.

La libertad de los grandes medios de comunicación e información no existe. Los grandes grupos financieros, y unos pocos gobiernos occidentales a su servicio, controlan las transnacionales mediáticas, a las que imponen líneas editoriales. Los recientes sucesos en Siria son un claro ejemplo de ello. Existen informaciones de que la OTAN estaría preparando acciones para bloquear los canales de televisión sirios, para forzar a ese pueblo a acceder solamente a los mensajes  fabricados por los servicios de inteligencia militar occidentales.
Señora Presidenta:
Notamos con preocupación el hecho de que los pronunciamientos y comunicados de prensa del Relator sobre libertad de opinión y expresión se refieran exclusivamente a países en desarrollo. ¿Acaso el Relator no está interesado en las flagrantes y masivas violaciones del derecho a la libre opinión y expresión de miles de indignados, incluyendo estudiantes, en varias ciudades de Europa y Estados Unidos? El Relator ha asumido una conducta parcializada y poco objetiva, obviando situaciones graves como las mencionadas. Lo mismo ocurre con las comunicaciones enviadas por el Relator a los gobiernos. Es llamativo que desde enero de 2011, solo una de esas comunicaciones haya sido enviada a un país desarrollado.
¿Qué ha hecho el Relator en defensa de WikiLeaks, víctima de una de las más burdas persecuciones y desprecio a la libertad de información perpetradas en la historia reciente?
El Relator excede su mandato cuando cuestiona leyes y tipificaciones de delitos de los Estados en desarrollo. Sus recomendaciones no tienen valor alguno y constituyen atentados inaceptables a la soberanía y a la libre determinación de los pueblos.

Los procedimientos especiales son una herramienta importante cuya actuación se verá fortalecida en la medida en que esté guiada por los más altos estándares de conducta ética y profesional, requisitos básicos de la autoridad y credibilidad que les confiere el Consejo. Desafortunadamente, y a pesar de la existencia del Código de Conducta, el Consejo ha seguido siendo testigo de violaciones de sus disposiciones, comprometiéndose el clima de cooperación y respeto mutuo necesario para una efectiva relación entre los procedimientos especiales y los Estados.
La injerencia en asuntos de competencia exclusiva de los Estados y la presentación irresponsable de juicios de valor sin haber previamente verificado las circunstancias alegadas, son algunas de las prácticas que deben evitarse a fin de mantener un clima de respeto y cooperación entre el Consejo y sus procedimientos especiales. El pleno cumplimiento de las disposiciones del Código de Conducta no es una opción; es una obligación que refuerza la autoridad y la credibilidad del sistema de procedimientos de este Consejo.
Muchas gracias.

(Cubaminrex- Misión Permanente de Cuba en Ginebra)


No hay comentarios: