Digital clock

lunes, 16 de enero de 2012

Ah!! ¡¡Nunca esperé tanto un mensaje!!



Queridos amigos:
Ya estoy en la prisión de mi destino, en la que aun está muy latente el paso de paz, respeto, amistad, dedicación al estudio y al ejercicio físico de René por ella. Si, se trata de la prisión de mediana seguridad de Mariana, en la Florida.

Un breve resumen de mi viaje:


Salí jueves 5, en la mañana, de Florence con destino al aeropuerto de Pueblo.

Allí, para nuestra sorpresa, ya nos esperaba el avión que venía de Oklahoma para el primer intercambio de reclusos que se quedaban en esa zona de Colorado y los que llevaríamos viaje hacia el Centro de Tránsito.

Volamos rumbo a California. Nunca había volado tan lejos al oeste. Estuve "cerca" de Gerardo, porque allí recogimos los que salían de Victorville.

Luego fue un vuelo directo de varias horas regresando al centro de este extenso país, es decir, a Oklahoma. Nada nuevo me esperaba allí. Estaba en la lista de los primeros que bajaban del avión: los que vamos para el "hueco".

Ya me tenían reservada la misma celda de mi última estancia allí. Si, el mismo "lugar de retiro" donde nacieron hace dos años varios poemas.
Esta vez, las "muchachas" que repartían las medicinas no me hicieron recordar a nadie. No hubo tiempo ni musas para versos. Salí de Oklahoma este pasado martes 10.

Volamos, en otra larga travesía, con destino a Jacksonville. Allí nos recogió un autobús que nos llevo a una prisión en Tallahassee, donde apenas pasamos unas horas "durmiendo".

A las 3 de la madrugada del 11 ya nos estábamos alistando para viajar por carretera a nuestro destino final. Me pareció un viaje interminable en una mañana oscura de lluvia intensa.

No hemos tenido comunicación hasta hoy día 12 (siempre tarda 24 horas cuando llegas a una nueva prisión).

Ah, casi lo olvidaba: esta vez ya, por fin, no hubo "caja negra".

Les he echado de menos, aunque como les dije, me han acompañado y me acompañan siempre.

Más adelante les ire contando las primeras impresiones aquí.

Cinco abrazos.
¡Venceremos!

No hay comentarios: